Una herramienta de ayuda en cabina para que tu vida de intérprete sea más llevadera (2ª parte).

Lo prometido es deuda y hace unos días que me baila en la cabeza la publicación de esta entrada. Doy las gracias a la apreciación de «The Interpreter Diaries» en su entrada «A ♥ for Language Blogs» que me ha impulsado a sentarme y dedicaros esta entrada en torno al software de interpretación para ayuda en cabina «InterpretBank» compuesto por dos modos distintos: el TermMode del que hablé en otra entrada de nuestro blog (y cuya lectura recomiendo antes de leer esta entrada) y el ConferenceMode al que dedicaré los próximos minutos.

Supongamos que ya hemos hecho nuestra labor de pequeños detectives (aquí os dejo un enlace a un audiovisual titulado «The eloquent detective») y que ya hemos creado nuestra base de datos terminológica mediante el TermMode de InterpretBank.

Supongamos que estamos ya sentados en la pequeña cabina de interpretación que la organización del congreso nos ha dispuesto, muy probablemente, al fondo de la sala a modo de sauna (en una futura entrada trataré la disposición de salas para su uso en interpretación simultánea, más o menos del mismo modo en que lo hice para la disposición de salas en consecutiva.

Pues bien. Imaginémonos que ahí estamos, lidiando con un congreso para el que hemos precisado de semanas de preparación para cumplir con los tan exigentes estándares de calidad de nuestra profesión. Hemos hecho de detectives, nos hemos estudiado nuestros glosarios y conocemos bien el tema que tenemos entre manos (como bien me aconsejó Michelle Hoff, intérprete AIIC y profesora del Máster en Interpretación de Conferencias de la Universidad de La Laguna, «The best glossary is the one in your head») y ahí estamos, listos para lidiar con la montaña de terminología (en mi caso de implantología) con la que nos avasallarán los expertos invitados al congreso, con nuestro glosario bien grabado a fuego en nuestra memoria a largo plazo.

Pero ¿qué pasa si en un momento dado tenemos ese término en la punta de la lengua, porque nos hemos cansado de leerlo y releerlo en nuestra preparación previa, pero por cualesquiera motivos, en ese preciso instante en que lo necesitamos no nos sale y el orador insiste en seguir utilizándolo? ¡Consultamos raudos y veloces el ConferenceMode! (bien nosotros, bien nuestro atento compañero de cabina, quien se habrá dado cuenta de que nos hemos atascado y necesitamos un empujoncito).

Lo primero que tenemos que hacer es abrir el ConferenceMode y cargar el glosario que hayamos preparado con TermMode.

Nos aparecerá la pantalla siguiente, donde podremos elegir si cargamos el glosario desde TermMode, Excel, Word o Texto. Elegimos los idiomas del glosario (lo malo que tiene este programa en comparación con Interplex es que no gestiona, por ahora, glosarios multilingue), establecemos las opciones y lo procesamos.

Si lo hemos hecho todo bien, nos aparecerá la siguiente pantalla:

Mientras los asistentes van tomando asiento, nosotros vamos preparando nuestro entorno de trabajo y, por tanto, establecemos ahora las opciones de búsqueda.

 

En esta fase podemos elegir dónde realizar la búsqueda bajo la pestaña «Searching position»: en cualquier parte de la palabra, al inicio o al final.

Si somos de los que tenemos predilección por un tipo y tamaño de fuente determinados, nos gustará configurar también esa opción, para que nos resulte más cómoda la consulta.

 

 

Disponemos ahora de dos modos de búsqueda distintos: estática y dinámica. Y aquí es donde este programa presenta una ventaja frente a Excel (para los que todavía no habéis visto sus beneficios): con la búsqueda dinámica podemos teclear rápidamente (y en silencio) el término que buscamos y podremos permitirnos introducir ligeramente mal escrito el término (por la rapidez, que tiene esas cosas).

Veamos qué pasa si pretendemos buscar el término «bone spreading» en nuestro glosario (otro beneficio de InterpretBank es que con la búsqueda dinámica, nos bastará con introducir «bone» para que nos arroje la lista de entradas que contienen «bone»).

Tenemos prisa y tecleamos «bome» (proximidad en el teclado) en vez de «bone», ¡pues no pasa nada! El programa nos arroja exactamente la información que queremos consultar.

 

Otra ventaja del modo de búsqueda dinámica es que podemos introducir únicamente el inicio de la palabra para que nos muestre los resultados. En el ejemplo siguiente hemos introducido «pli» y hemos obtenido resultado de términos que empiezan por pl+vocal, pr+vocal y cl+vocal.

 


Porque no hay dos sin tres, aquí os dejo el último ejemplo de búsqueda dinámica. En este caso, se muestran los resultados de búsqueda habiendo seleccionado la opción de búsqueda en cualquier parte del término.

 

Aquí vemos los resultados que nos arroja el programa si introducimos «mell» como búsqueda. Los resultados son dispares pero pueden ser útiles: wells, lamellar bone, milling, milling device, buccal bone lamellae.

Tratemos ahora la búsqueda estática y pongamos el mismo ejemplo anterior: «bone». ¡Esta vez no podemos permitirnos introducir erróneamente «bome» porque no tendremos resultado ninguno!

 

En la búsqueda estática, que no, lamentablemente, en la dinámica, disponemos de un flotador en la esquina inferior derecha para salvarnos ante emergencias. Si, por ejemplo, disponemos de varios glosarios en TermMode y el término no se encuentra en el glosario que hemos cargado, podemos pinchar sobre el flotador para realizar una búsqueda de emergencia en todos los glosarios que tengamos en TermMode; para agotar todas las posibilidades.

Un ejemplo a continuación, con el flotador destacado:

 

Y, por último y con ello me despido, si durante el congreso nos cruzamos con algún término que no habíamos contemplado y que nos gustaría tener a mano en las próximas horas, siempre podremos incluirlo mediante el EnterMode (en la parte superior de la pantalla tenemos tres iconos, pues el de la libreta con el lápiz).

 

 

Para localizarlo, hacemos clic en las dos flechitas de la derecha para que se despliegue la configuración avanzada, donde podremos introducir el glosario en el que queremos cargar el nuevo término. Si algo tengo que recriminarle a esta característica adicional es que no reconoce bien las tildes.

Espero que la larga lectura a la que os acabo de someter haya valido la pena y os animo a dejar comentarios sobre posibles dudas que os puedan surgir. Intentaré, en la medida de mis posibilidades, resolverlas.

¡Que tengáis unos felices congresos!

Entrada redactada por Judith Dordas.

Anuncios
Comments
6 Responses to “Una herramienta de ayuda en cabina para que tu vida de intérprete sea más llevadera (2ª parte).”
  1. Well, you’ve got me convinced, Judith! Do you work for these guys on commission? 😉

    InterpretBank looks very convincing indeed. Too bad it doesn’t have a multlingual version (yet). Thanks a lot for the clear explanation – I tend to avoid high-tech solutions, assuming they’ll be too complicated, but the way you’ve presented it, I might just try this one out. You know, to supplement the old “glossary in my head” 😉 …

    • ¡Gracias, Michelle! I wish I would be paid a commission! No me pagan en absoluto y la publicidad la he hecho gratuitamente en beneficio de nuestra comunidad. La verdad que es muy útil y es un buen complemento para “the glossaries in our head”. Si, tras probar la demo, te termina de convencer, el precio tampoco te echará para atrás, pues ronda los 90 €. Tal vez te interese probar el de Interplex (desarrollado, si no recuerdo mal, por un miembro de AIIC). Ese sí es compatible con los glosarios multilingües y te permite introducir notas aclaratorias y de uso. Pero no lo he probado… ¡todavía! Me alegra de que mi entrada te haya animado a probarlo. Un abrazo, Judith.

  2. aidagda dice:

    Tarea para agosto cuando el curro afloje, ponerme las pilas y probarlo. Tiene buena pinta, puede ser útil y lo ideal es trastear con el sistema antes de ponerlo a prueba en cabina. Muchas gracias por la entrada

  3. Marlene dice:

    Hola, Judith: Hace tiempo que vi esta entrada de tu blog y la dejé hasta ahora, que estoy de vacaciones, para leerla con calma y ponerme al día en cuanto a herramientas que nos puedan facilitar la vida a los intérpretes, sobre todo cuando la terminología es muy especializada. Debo decir que lo último que comentas de Interplex, es decir, que te permita introducir notas aclaratorias, me parece súper útil porque yo por lo menos incluyo muchas anotaciones en mis glosarios para recordar no sólo el equivalente de los términos en otro idioma, sino también en qué contextos se utiliza, qué significa exactamente, etc (por ejemplo, con conceptos jurídicos complicados). Será cuestión, como tú dices, de probar los dos y ver cuál compensa más. En todo caso, muchísimas gracias por tu entrada, muy muy útil. Un abrazo, Marlene.

    • Hola Marlene: ¡Cómo me alegra que te haya parecido útil esta entrada! Me parecen de gran utilidad las notas aclaratorias, como bien dices, máxime en temas juridicos. El contexto es el contexto. ¡A ver cuando pruebo Interplex! 🙂 Un abrazo también para ti. Judith

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: